Find Me de André Aciman (Llámame por tu nombre #2)


Título original: Find Me
Autor: André Aciman Editorial: No está disponible en español Género: Drama, romance

💜💛💙

En lo personal, considero a Llámame por tu nombre una obra de arte, quizás no a nivel argumental, pero sí a nivel narrativo y emocional.

Y si hay algo que una obra de arte perfecta no necesita, es una continuación innecesaria nacida a cambio de unos cuantos burlacos después de una adaptación que puso la historia de moda, ¿no?

Eso era exactamente lo que pensaba cuando se anunció Find Me. Era mi Thank you, next, de la temporada. Llámame por tu nombre te destroza, es una historia que apela a todas tus vulnerabilidades y toca temas que laten en las profundidades de todos nosotros, como la soledad, la represión y lo efímero de la vida, sobre todo de la juventud.

Pero es un dolor hermoso. Que te interpela y hace pensar. Reflexionar. Hasta actuar.

Entonces leí un avance, un breve vistazo que nos mostraba a Elio en París conversando con un nuevo amante.

Y fue tan malditamente hermoso que me tragué todo prejuicio y preordené el libro en ese mismo instante. Estúpido y sensual Aciman.

Find Me me gustó, me gustó mucho.

Es una historia PRECIOSA, que vuelve a poner sobre la mesa un montón de temas sensibles que nos apelan, pero a diferencia de su hermano mayor, esta vez lo hace de forma menos dramática, mostrándonos la luz al final del camino, una versión más esperanzadora.

Lo sentí un bálsamo, una curita. Una nana que llega después de toda una noche de llanto.

Find Me vino a curarte el alma. Pero... a mí eso mucho no me va. Y no me lo creí. Lo siento.

¿Cómo les explico? El libro me gustó mucho, de mis mejores lecturas del año, lo disfruté de principio a fin, pero no me pareció sincero, sino una historia premeditada para contentar al fan. Si esto fuera un anime, diría que Find Me es puro fanservice, ¿para qué mentirles?

Un fanservice de calidad, escrito con maestría y de una forma preciosa, que te hace reflexionar y es un sosiego para tu espíritu. Pero no logro sentirlo solido y verídico, no tiene tanta fuerza. Los hechos no son tan impactantes ni tan creíbles.

Uno elige hacer la vista gorda y fingir que cree que todo esto es canon, porque ¿es mejor que el dolor? Pero no se siente real. Elegimos creer. Solo es eso. 

Está dividido en cuatro partes.

La primera nos narra parte de la vida de Samuel, el papá de Elio. Y ustedes dirán, ¿quién corno querría leer más de medio libro sobre Samuel? Y sí, es la posta. Pero considerando el GLORIOSO monologo cargado de sabiduría que tiene este personaje en CBYN, me copaba la idea de oír su voz y no me decepcionó, aunque hubiera podido vivir tranquilamente sin las referencias al sexo. Los baby boomers y el sexo grotesco, por favor. Qué horror.

Me gustó, fue algo largo, pero su viaje es interesante y revitalizante, aunque me haya arruinado los higos para siempre.

La segunda -POR FIN LOCOOOOOOOOOOOO-, nos habla de Elio.

Y la amé.

Me dio mucha paz. La manera en la que Elio se halló a sí mismo, la LIBERTAD con la que habla del pasado y de Oliver me hizo llorar de alivio. Es demasiado hermoso. 

Antes hablé de sosiego y eso fue exactamente lo que sentí al leer sobre la vida de Elio. Realmente me conmueve, realmente llegué a desear caminar en sus zapatos, tener su vida tranquila y satisfactoria.

Muy bello.

Aunque, acá se da una relación preciosa con un señor mayor llamado Michel, que tiene una suerte de misterio que no solamente me sacó algo de onda sino que un poco nos deja entrever que este libro se trabajo con poco cuidado y pasión: se lleva puesta la línea temporal de CBYN y a nadie le importa. No entiendo cómo pudo pasárseles tal descuido, pero me tuvo estresada el resto de la lectura esto, porque no podía dejar de pensar en ello.

Resumiendo, es simple: Find Me pasa a finales de los 90 y principios del 2000. CBYN pasa en los 80. Acá Elio tiene 28 años y se establece (lo repiten quinientas veces porque #Morbo) que Michel tiene el doble que él, es decir, aproximadamente 56 años. Entonces encuentran un documento fechado en el 44 y Michel declara que eso es veinte años antes de que él naciera en el 64.

Siguiendo la línea temporal establecida en CBYN en la que Elio tenía 17-18 a mediados de los 80, debería haber nacido entre 1968 y 1970. Y no hay forma de que Michel lo duplique en edad.

Incluso sin tener en cuenta el primer libro no da, porque si aclaran que Elio tiene 28, Michel TENDRÍA que haber nacido en el 42 para doblarlo en edad. Y no, eso no es posible porque la carta que encuentran tiene que estar fechada durante la segunda guerra y antes del nacimiento de Michel para tener sentido.

Tan poco cuidado.

Así que todas las cuentas dan para el cuerno y eso me pone de muy mal humor, aunque a la editora picky que vive en mí la regocija haber encontrado semejante error :D

#SERNERD

Esto me sigue estresando DEMASIADO. Me pasé el último cuarto de la lectura así:



La tercera parte está narrada desde el punto de vista de Oliver, y bienvenido sea. Oliver no es santo de mi devoción, todos somos un poco team Elio acá porque siempre vamos a estar del lado del más vulnerable y del que no sedujo a un adolescente, qué sé yo.

Pero en lo personal, a pesar de la antipatía, siempre dije que Oliver también era muy joven, muy inexperto y estaba demasiado reprimido. Creo que es el más reprimido de los dos y el que vivió la vida más asfixiante de los dos, especialmente cuando comparás la libertad hermosa con la que el Elio adulto vive. Así que me gustó escuchar su campana, leer su dolor.

Fue el único que me hizo llorar. 

La cuarta parte es un spoiler inmenso y no se las voy a contar, pero fue la que no me cerró. La que no me creí. La que no me esperaba, de hecho.

Una vez más, elijo creer.

Pero me provocó poco más que indiferencia y confusión.

¿Vale la pena este libro?

Por supuesto que vale la pena, es muy bonito, tiene escenas memorables y reflexiones bellas. Te lleva a lugares que te hacen bien y la sensación de paz que te deja es hermosa.

Aunque, es un libro bonito y reflexivo, pero no tan impactante.

Los finales dolorosos tienen un impacto, hacen mella y nos llegan de una manera que ningún final feliz podrá jamás. ¿Qué puedo decirles?

Una continuación innecesaria, que cuesta considerar canon. Pero bella y llena de emoción.

Valer la pena, la vale. 


“Oh, but we do age. We don’t grow up.”

You May Also Like

2 comentarios

  1. Disclaimers:
    1) no sé si el término fanservice aplica solo al anime, ahora que lo pienso.
    2) Yo tengo la primera edición de Bloombury, esa es la que tiene el error temporal. Quizás en otras se corrigió (no veo cómo, pero espero que sí. QUÉ BRONCAAAAA).

    ResponderEliminar
  2. Leyendo tu reseña me dan más ganas de leer esta segunda parte! Sabes cuándo sale a la venta en Argentina?

    ResponderEliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam y las agresiones. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D