Image Map

martes, 29 de octubre de 2019

En la hierba alta: peli vs. libro 🤔

Cuando uno está preparando un especial de Halloween y no es tan asiduo al género, al menos no en lo que al cine respecta, se cruza con... ¿cómo decirlo? Mucha bazofia. Por cada joya del cine de miedo hay veinticinco o veintiséis porquerías aburridas, y eso no es novedad para nadie, ¿no?

Ya se van imaginando que no me gustó mucho esta película, jajaja.

Es que Stephen King también aplica a esta regla (es una regla divina, no la inventé yo, la inventaron los dioses. De la muerte). Es que por cada adaptación decente o buena del buen Stephen, hay un puñado de malísimas.

Y este caso... no fue una excepción.

¿Zafa? Quizás. ¿Buena? Ni hablar.

En una tarde calurosa dos hermanos van atravesando Kansas cuando se detienen porque ella tiene que vomitar en la banquina (con primer plano del vómito), es que está embarazada y van camino a California en donde va a dar al bebé en adopción. Paran cerca a una iglesia y a un campo de pastura alta, alta, altaaaaaaaaa (guiño, guiño) de la que una vocecita infantil comienza a pedir auxilio (todos sabemos que jamás hay que oír el llamado de auxilio de un niñito, es ley que te morís). Asumen que el nene se perdió (aunque también surge una voz femenina que eligen desoír incluso cuando les dice que no entren y regaña al nene por pedirles ayuda) y entran a rescatarlo.

Pero, por supuesto, cosas inexplicables pasan en la hierba y no van a poder salir tan fácilmente. O quizás no van a poder salir directamente.

Y that's it. That's the movie. That's todo lo que pasa en la movie.

Con varios saltos temporales, líneas del tiempo, pigmeos asesinos, canibalismo, entidades maléficas y lo más aterrador de todo: un vendedor de bienes raíces Y UN EX TIRO AL AIRE QUE TE DEJÓ EMBARAZADA Y SE LAS TOMÓ.

Horror del bueno.

La peli es entretenida pero yo no pude verla de un tirón, la vi en tres días porque mi interés volaba lejos si intentaba prestar atención por más de veinte minutos seguidos.

Tenía potencial, buena estética, buen clima y buenos actores.

Pero el guion... Bueno, tenía un mal guion. ¿Okey? Más rápido lo admitimos, más rápido terminamos con este review.

Nada tiene sentido ni explicación. Nada. No se tomaron la menor molestia, dejaron todo a criterio de la imaginación del espectador. Ni una base. Ni nada. No esperen nada más que algún susto repentino y un plot sin mucho ton ni son (QUE PODRÍA HABER TENIDO TON Y SON, Y EL MUNDO SI HUBIERA QUERIDO, PERO SE DURMIÓ EN LOS LAURELES Y QUEDÓ EN UN MENJUNJE PASATISTA Y CONFORMISTA, PARA EL OLVIDO).

¿Cómo salimos de esta? *gira la ruleta de clichés* ¿Viaje en el tiempo? Saaaah. ¿Y ahora? *saca un papel de la bolsa* ¿Viejo demente les tira un gato en la cara y les permite ver el futuro? Dale, de una. ¿Cómo sigue? *tira un dardo* Se vuelven locos y se comen entre ellos, de one. Y los posee un ser extraño que a nadie le interesa saber de dónde salió ni cuáles son sus intenciones.

Es una película perezosa que no te da una sola explicación y recurre a todos los clichés que le pinta para que la trama avance. O retroceda. O vaya en paralelo. O qué sé yo.

Así cualquiera escribe una película de terror.

¿Saben qué? Les voy a escribir yo, acá y ahora un relato de terror usando esta técnica Stephen King by Netflix:

Paso 1: elegí cualquier elemento común y corriente que no da miedo, pero que va a dar.

Yo elijo: Una sandía.



Paso 2: Hace que ese elemento común y corriente dé miedo recurriendo a clichés y una narración pretenciosa pero vacía.

Cuando los hermanos volvieron del mercado no sabían que en su baulera traían su perdición: una buena sandía de cuatro kilos que iban a comer después del almuerzo, en el ardiente mediodía de Minnesota, mientras las moscas se acumulaban en el umbral de la puerta y los perros le aullaban al sol que les quemaba las entrañas y sus sueños y ambiciones. ¿Qué ambiciona un perro? ¿Que otra cosa que un dulce conejo? ¿La caricia de un amo? ¿Un balde de agua fresca en verano? ¿No ser la mascota que empalan en toda película de terror para darle una lección a su humano y que sepa que la amenaza es real?

Pero así era. Cuando la pusieron en el congelador a refrescar para luego poder sucumbir a su carnosa pulpa helada, la casa tembló aunque no fue más que semántica, un suspiro, una tenue vibración. Un halo rodeó la casa y se extendió hasta el pantano. Un halo de maldad color bermellón como las tripas de un gato arrollado en medio del camino.

"Es hora", murmuró la sandía cuando se cerró la puerta del refrigerador, luego su cuerpo dulce y crujiente se cubrió de dientes afilados. Pronto sería hora de almorzar. Y ella, ella no sería el postre.

Paso 3: Llena la narración de clichés y no te olvides de un héroe que DEBE morir para evitar el destino que parece inevitable (y será inevitable). Sona desagradable y un poquito sexual para puntos extras.

La sandia arrastró a la joven al sótano mientras hablaba en lenguas que los oídos humanos no habían oído en eones y ya habían olvidado, pero aún sobrevivían vestigios de ella en la memoria colectiva de la especie. Levitó a centímetros del suelo y se enterró de llenó en el vientre de la muchacha, succionando y mordiendo, robando su hálito vital junto con sus tripas, en un baño de sangre demencial y suculento.

-¡Detente! -gritó el hermano, de quien creía que ya se había deshecho al sepultarlo vivo en el fango del cementerio. Blandía una cuchilla de verdulero. En su filo se reflejó la monstruosa sandía y todos sus dientes antes de dar una nueva mordida al cuerpo moribundo de la joven, una mordida provocadora, pudo sentir su sangre mezclándose con su jugo dulce y sus semillas.

Entonces el tiro fue certero, la sandia rodó en dos mitades perfectas y perecederas, y se consumió en el suelo como la fruta pútrida que jamas debió salir de la huerta que era.

El muchacho corrió hacia su hermana, y descubrió con horror que la sandia lo había engañado. Era la cabeza de la sangre de su sangre la que había rebanado.

Mientras lo invadía una ira asesina, miles de sandías llenaron el espacio y lo devoraron por completo.

Mientras tanto, en un universo paralelo todos vivieron felices y contentos, y se extinguieron las sandias y ese es el final. Fin.


Qué buen cuento escribí, loco. ¿No me quedó muy Lovecraftiano? Buenísimo *

En fin, película más que prescindible. Quisieron enriquecer, suavizar y darle un final semifeliz a la historia de King y Hill, y no les salió.

Pasemos al libro.




Con Stephen tengo una relación rara en la que lo disfruto pero pierdo el interés cuando se pone muy delirante y admito que no fui capaz de terminar nada suyo en mucho tiempo. Y eso que es el autor de uno de mis libros de horror favoritos, Misery, por su pollo.

No leí nunca a Joe (esta es una obra a dos plumas), y este no fue un mal primer acercamiento.

El libro (que es un relato largo) no es malo, tampoco bueno. Es entretenido y opresivo, gran atmósfera, bastante grotesco. Zafa. Y es mil veces mejor que la película.

Mil veces mejor.

Gente sorprendida: 0

Tiene esta cosita... coherencia interna. Explicaciones (no quiero todo cantado, me gustan los misterios si me los plantean como tales, me gustan las preguntas sin respuesta. Pero lo de la peli es una tomada de pelo). Es un cuento congruente y bastante desagradable. Lo que en este contexto es un atributo positivo.

La narración es pobre y las metáforas malas (todas son sobre shows estadounidenses. No andábamos creativos para las comparaciones. Estábamos ocupados en torturar a una embarazada y a su hermano casi gemelo, casi incestuoso. Disculpen).

No es una joya pero me gustó. Entretiene y es horrible (en el buen sentido). A mí no me resultó opresivo a un nivel físico que atraviesa el papel, pero tiene todos los elementos para serlo y no me extrañó leer reviews en los que muchos se habían sentido atrapados o asfixiados.

Es como un sueño febril del que querés escapar, y por suerte vos no estás atrapado en la hierba alta.

¿O sí?





*Sé que el relato no tiene el menor sentido y usé palabras sin ton ni son, como la trama de la película. Que quede asentado que es en joda :P

1 comentario:

  1. Hola, Meli~ Me parecio muy bueno el cuento de la sandia. Ojala que nunca tengan dientes (? Pero con los agroquimicos nunca lo sabremos.
    La peli no sé si verla, pero hace años leí el relato y no fue mi preferido para releerlo >o<
    Besos!!

    ResponderEliminar

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam y las agresiones. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D