Image Map

viernes, 22 de febrero de 2019

Una antología argentina para cada estación ;)

¡¡¡Hola, hola!!!

¿Cómo andan, pequeños?

Yo contenta de tener tiempo para bloguear hoy, y feliz de haber vuelto :D

Literalmente. Desaparecí unas semanas porque improvisé un viaje con mi hermana y no tenía nada programado para dejarles, perdúuuun.

Estoy asándome, obvs. Porque son las 9 de la noche y hacen 34°. TEAM INVIERNO 5 EVER AND EVER AND EVER 🙌

Y también estoy un poco triste porque hace dos días se murió mi perro Moro y por un poco triste quiero decir destruida, llorando por los rincones y sin poder creerlo. Era un bebé de dos añitos y murió súbitamente porque le falló el páncreas. Ese fue uno de sus tantos problemas genéticos, ¿por qué? Porque los criaderos no solo lucran con la vida y explotan a las madres, sino que la cruza tras cruza, sobretodo consanguínea para mantener la pureza, tiene tal desgaste genético que después muchos de estos pobres bichitos tienen todos los problemas congénitos del mundo. Moro fue un regalo, extraño, inoportuno que amamos mucho mucho. Pero aunque yo no lo compré (y jamás compraría un animal, JAMÁS) alguien sí lo hizo y el pobre tenía muchos problemas, por eso necesito aprovechar a recordarles que no apoyen estos negocios, crueles por donde se los mire.

Esos perritos también son victimas y sin dudas también merecen un hogar, pero sin demanda no hay oferta, como en cualquier mercado.

Pero en fin, basta de bajón *se hablaba a sí misma* *no funcionaba*


El año pasado leí una banda de antologías, se convirtieron en mis aliadas para salir de pozos de lectura y para poder leer con poco tiempo. Cuando ando a full, al ser más fragmentadas me resultan más amenas que un libro largo y entero.

Las antologías son ideales para el verano, para leer al aire libre y a la sombrita.

Aunque también son muy buenas para el invierno, con cafecito atrás de la ventana, mantita y sillón.

Pero, ¿saben también cuándo vienen re bien? En primavera y otoño, en la plaza, el bondi, alguna cafeteria.

Ah, re que era re fan y en cualquier momento le venían bien. Es que sí, así es y ahora voy a recomendarles muchas geniales. ¿En qué me baso para asignarles estación? En las sensaciones que me transmitieron y en algunos cuentos que se quedaron con más fuerza en mi memoria y ocurrían en alguna estación en concreto, cosa que hará que por siempre relacione a esa lectura con esa estación :D


UNA ANTOLOGÍA ARGENTINA PARA CADA ESTACIÓN 📚

VERANO: LAS COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO, MARIANA ENRÍQUEZ 

Amo a Mariana Enríquez, la amo. AMO.

Es una genia retorcida y oscura que hace magia con sus palabras. Magia escalofriante.

Las cosas que perdimos en el fuego es la que más me gusta, hasta el momento, de sus antologías.

Cito mi review de Goodreads porque resume exactamente lo que creo de su estilo:

"Tiene un talento desgarrador para hacer que lo cotidiano se vuelva terrorífico y perturbador, que el mundo se sienta más real que el real. Es como una realidad ultrarrealista en la que nunca podés bajar la guardia, nunca podés estar en paz, y eso te inquieta, porque sus relatos están repletos de escenas que vivimos a diario, de lugares en los que transitamos nuestra vida normalmente".

Una de yapa: de Mariana también me copó Los peligros de fumar en la cama, pero es más tosco que este y definitivamente Las cosas que perdimos en el fuego es mucho mejor. Les recomiendo ambos, pero más el primero ;)



OTOÑO: 222 PATITOS Y OTROS CUENTOS, FEDERICO FALCO 

No me pregunten qué traumas mentales tengo, ya saben que muchos, jajaja, pero adoro las antologías oscuras y retorcidas, y esta también lo es.

Me encantó la voz del autor: es muy autóctona, muy familiar y muy cruda. Te manda todo sin anestesia, así como si nada. Y cuando dije que era cruda, me refiero a REALMENTE CRUDA. Crudelísima.

No puedo creer que acabo de usar la palabra crudelísima en la vida real. Qué loco.

En fin, estos cuentos te provocan, son desapasibles, te dejan con un nudo en el estómago. Y son tan pero tan humanos que de una forma u otra te ves reflejados en todos ellos... y eso te perturba un poco.


 INVIERNO: LOS DUEÑOS DEL MUNDO, EDUARDO SACHERI 

Una antología de un autor que me gusta cada vez más. Eduardo Sacheri.

Es estilo de Sacheri y opuesto al de casi todos en esta lista, y sin embargo también adoro su familiaridad, la cotidianidad que me transmiten sus letras.

Tiene el poder de trasladarme a mi propio pasado, a los años más lindos, de provocarme una nostalgia inmensa y muy dulce. Nostalgia por pequeñas cosas, por veranos de anocheceres sentados en la puerta, por trabajos prácticos y amigos. Me encanta por eso.

Esta antología reúne historias de su propia infancia, ¿y qué les puedo decir? Adoré sus travesuras, adoré esa inocencia y esa maldad infantil, adoré los juegos, la libertad y esa falsa sensación de vida más simple.
A nuestras infancias las separan como treinta años, y sin embargo, me hallé en cada relato. Sus aventuras fueron todas mías y revivió en mí un millar de sensaciones, de esas que solo te invaden cuando sos niño y no te queda más que recordarlas con anhelo al crecer.

Muy disfrutable. 


PRIMAVERA:  ÉPICA URBANA, JUAN SOLÁ  

Me habían recomendado mucho a este autor (saludito a Bel Riddle) y había leído un par de posteos suyos en internet que me coparon mucho, así que cuando vi es librito (literal, es una cosita preciosa, diminuto) decidí comprarlo.

Una vez más, una pluma hiper natural y familiar, nos lleva a explorar los dramas de la vida cotidiana, esta vez en aquellos sectores sociales más maltratados e ignorados.

La antología se divide en varias partes y varios relatos siguen al mismo protagonista. Admito que una de las partes no me gustó tanto, ya que eran más bien reflexiones y no relatos, y eso... no congenio mucho con eso. Pero en general me pareció sincero, crítico y genial.

Una ventanita al mundo de otras personas, que nos deja pensando y nos demuestra que tenemos muchos privilegios de los que ni siquiera somos conscientes. Pero de un modo reflexivo, no de uno arrogante o aleccionador. No busca avergonzarte, busca estimular tu empatía. Y lo logra.


💙💚💛💜


Y estas son cuatro antologías (y una yapa) grandiosas que leí últimamente y quería recomendarles. Las dos primeras tienen algunos puntos en común, y todas comparten esos tintes cotidianos y familiares que tanto pero tanto disfruto. 

¿Ustedes? ¿Son de leer antologías? ¿Me recomiendan alguna? Prefiero las de este estilo, pero en general estoy abierta a todo, disfruto de todos los géneros :3



¡Nos leemos!

1 comentario:

Cada vez que dejas un comentario Gato es tan feliz que casi, casi, sonríe :D
Se vale todo menos el spam y las agresiones. Me gusta devolver comentarios, no hay necesidad de dejar links. ¡Gracias por leer! :D