Image Map

domingo, 14 de julio de 2019

Haul friki de cumple 💝

¡Hola, hola!

¿Cómo andan? Yo tomando un tecito, en mi nueva taza preferida *la ven más abajo :P*. Acabo de hacerme una limpieza de puntitos blancos en la nariz (negros no tengo, para mi desdicha porque amo apretarlos) y me quedó como un morrón. Presiento que me mandé una bella cagada, los mantendré informados, jaja

Bien, para mi cumple hice un unhaul, con libritos que se iban de mis estantes. Pero hoy toca mostrarles las cosas que me autoregalé para mi cumpleaños, porque amo mucho todo o casi todo :D

Sé que mi cumple fue hace mil, pero no quería que esta entrada quede cerca de la otra. Sé que es una pavada, pero los hauls y unhauls me parecen publicaciones no sé, "livianas" en cuanto a contenido, igual que los favoritos y los anti-favoritos, y no quería que quedaran una atrás de la otra jajaja, sino intercaladas con entradas de mayor producción :P

La cuestión es que hacía mucho que me venía diciendo que para mi cumple quería ahorrar y regalarme a mí misma un montón de frikeadas, de esas cosas que siempre se te antojan pero vas ignorando porque no son prioridades o tenés otros gastos y tenés que quedarte con las ganas. Entonces estaba muy, muy, muuuuuuuuuuy estresada un día por el trabajo y la vida, y me dije a mí misma lo que todo consumista se dice a sí mismo cuando va a comprar alguna pavada "SE ACABÓ, ME ROMPO EL LOMO LABURANDO, ME MEREZCO COMPRARME UNA TAZA DE PERRITOS AUNQUE NO LA NECESITE, CARAJO, MIERDA".

Y básicamente eso, jajaja.

No son muchas cosas, pero sí cosas que quería hace mil y no compraba por todo lo enlistado arriba.



LIBROS



Ya vieron estas compras por acá.

A ambos libros hacía mil que los quería leer, son dos autores argentinos que me encantan y, tal y como indica el reto comprar y leer, ya los leí  a los dos. Me gustó más Ñeri, pero los dos estuvieron buenos. No los compré al mismo tiempo, sino a uno después de leer el primero (porque soy fiel a mi reto :P), pero fueron compras que entraron en el presupuesto que había puesto para mi regalo de cumple, jajaja.

MANGAS

Acá debería sumar a la lista de razones que no los compraba porque odio ir a comiquerías, me siento incomoda incluso en los locales que son buena onda. Así que siempre dejo que se acumulen y compro una o dos veces al año de a muchos por internet. Sí, soy un caso aparte de deformidad.

A seis de estos mangas los compré en La revistería aprovechando que tenían (o tienen, no sé) envío gratis a todo el país, eso me daba un poco de desconfianza, pero entonces mi amiga Ailu de Ailen's Bookshelves lo probó y nos lo recomendó. La verdad, de diez el asunto. Me llegó a los dos días, todo lo más bien. Incluso creí que no iba a llegarme porque me dijeron que entregaban hasta las 18 hrs Y ME LO ENTREGARON A LAS 20 HRS. El repartidor me dijo que como le quedaban dos paquetes por entregar "prefería sacárselos de encima" aunque fuera fuera de horario. Me copó que cumpliera con el día pautado, pero casi no lo atiendo por la hora, jaja.



Sakura Card Captor #2, #3 y #4: amo a Sakura y tengo que ponerme al día con el manga porque leí Y AMÉ el primer tomo, pero colgué con los siguientes y como son caritos siempre lo iba pateando. Al tomo #4 lo compré en Yenny, porque aparentemente ahora van a reponer más seguido en librerías los mangas de Ivrea. Para los que odiamos las comiquerías como yo, es un win jaja.



Junjo Romantica #10, #11 y #12: también amo esta serie, es como un placer culpable en mi vida porque las relaciones son bastante tóxicas, pero amo a estos personajes desde re chica y mi estúpido corazón no los quiere soltar. Sin embargo, parece que estoy madurando (NO) porque me re cuesta leerlos, no entiendo cómo o por qué, no me dan ganas de seguir leyendo. Empecé el décimo tomo y lo llevo re mal. Ojalá nos reconciliemos.



Sekaiichi Hatsukoi: esta historia es de la misma creadora y pasa en el mismo universo de Junjo, con cameos incluidos, y LA AMO MAL. Creo que la amo más que a Junjo, si bien comparten también ese hilo de toxicidad, aunque acá es más leve, en mi opinión. Me parece más tierna y entretenida. Mejor construida y con mayor solidez argumental. Me encanta, me encanta, me encanta.

¿Les dije que el prota es editor de mangas? Bueno, el prota es editor de manga y i feel you, bro.

No lo leí porque ya leí esta serie casi entera, creyendo que jamás iba a llegar a la Argentina. Pero por suerte sí la trajeron :D

LO DEMÁS



A estas cositas las compré en Filigrana de ideas, sigo a su creadora desde hace años, es de mis twitteras preferidas y sus tiras y dibujos también son lo más. Siempre quise comprarle algo pero, otra vez, prioridades y envío caro.

Hasta que sacó esa remera de Harta y SUPE que tenía que comprarla. Y para amortizar el envío también me compré esa taza de pichichus que LA AMO ES MI PREFERIDA NO QUIERO TOMAR NUNCA MÁS NADA EN OTRA COSA QUE NO SEA MI TAZA PICHICHUS.

Las dos cosas son de re buena calidad, la taza me daba miedo porque muchas veces las artesanales son de esas que con el agua caliente se quiebran por dentro, pues no. Esta es de muy, muy, muy buena calidad. De hecho, les diría que es la taza de mejor calidad que tengo en mi colección. Un diez.

La remera también es de muy buen material. Muy suave y flexible, bien hecha. Pero, con dolor en el alma, me decepcionó mucho lo grande que es. La pedí de mi talle y medí antes de encargarla, pero es al menos dos talles más grandes de lo que yo uso. Voy a usarla igual y eventualmente comprar una más chica, ya que no tiene cambio. Pero la deseé y esperé tanto a esta remera en puntual, que cuando la vi y me la probé casi lloro (y me enojé como nena de dos años y la tiré arriba de la cama con bronca y casi muerdo a alguien. Pero después le pedí disculpas (?) la planché con las manos (manos, yo no plancho de la otra forma, jajaja) y la guardé. No sé si manejan talles grandes o fue un error de etiquetado (porque dice "M" la etiqueta, así que debería estar bien).

Acá le puse otra remera talle M (de vuelta, no plancho, jajaja) encima para que vean lo grande que es :(
La estampa me estaría quedando abajo de las tetis :/



Todo el mundo intenta consolarme diciéndome que la use de pijama, y aunque lo hacen con buena voluntad ME DA UNA BRONCAAAAAAAAAAAAAA. No la compré para usarla de pijama, la compré porque me gustaba y quería usarla y decirle al mundo que me tiene harta, ah, jaja. No para usarla de pijama. Si quería un pijama, me compraba un pijama T_T

Pero, quitando eso, me gustó mucho todo y sin dudas voy a volver a comprar, porque la calidad es muy buena y siento que vale la pena.

💝💝💝

Y estas fueron las frikeadas que me autoregalé para mi cumple. Quería que fueran más y aún más frikis, pero no llegué a ahorrar taaaanto tanto. De todas maneras estoy contenta con mis autoregalis 💝

¿Leyeron alguno de estos libros/mangas? ¿También tienen que autojustificarse cada vez que quieren hacerse un mimo y comprarse algo inútil solo porque se les canta? ¿NO NECESITAN YA EN SU VIDA UNA TAZA PICHICHUS? :D

¡Nos leemos!

domingo, 7 de julio de 2019

Lecturas de medio año :D

¡Hola, holaaaaaaaa!

¿Cómo andan, pequeñines?

Yo muy bien, con friíto y a mí el frío me revitaliza, incluso cuando en este momento casi que no siento los pies. Pero de mal humor, me había prometido a mí misma un finde de detox de internet porque mi cabeza lo necesita MUCHO, pero entré igual y ya me enojé porque la gente es demasiado falsa y llena de ideales de cartón, que van a tirar a la basura cuando pase de moda el tema. Qué agotador.

También me enojé porque me fui a hacer un capuccino rico que me traje de Colombia, y descubrí que una de mis tías se lo estuvo tomando todo a escondidas, diajlsfjkwnrfljker POR QUÉ LOCA. No necesitas tomarlo a escondidas, está para tomarse. Pero el disgusto de ir a hacerme y que casi no haya y ya no tener más, se los debo.

Metete todo lo que quieras con mis ideales, pero no con mi café. Carajo, mierda.

Jajaja.

Me hice reír a mí misma con mis prioridades y se me pasó el mal humor. Me amo, ah.

En fin, estamos en julio. JULIO. Julio 2019.

No entiendo cómo pasó esto, cómo es posible si yo todavía estoy digiriendo el vitel toné de Navidad *re que no como vitel*

Había visto un meme genial de The Office sobre este tema de que ya estamos en julio, y ahora no lo encuentro. Me duele el cora. Encima volví a twitter a buscarlo y me volví a enojar.

Cuestión que me pareció linda idea hacer un wrap up de las lecturas en los últimos seis meses, sobre todo porque leí libros geniales que nunca reseñé y por ahí a alguno le llama la atención o le interesa leerlos.

Leí poco este año, pero más por placer que el año pasado. Quizás por primera vez no alcance mi meta en Goodreads, y a mi parte obse eso le duele, pero a la vez me alegra estar leyendo tanto por placer como es posible. Esto lleva a que todas mis lecturas sean buenas, al menos en general.

Así que con ustedeeeeeeeees:


LECTURAS DE MEDIO AÑO :D






De estos primeros títulos ya les hablé por acá, pero me había olvidado por completo de que ya había hecho esa entrada, jajaja, y como lo noté cuando ya había terminado esta 😭 decidí dejarles el link.





Sailor Moon #7, me quema y me lastima porque justo es el tomo que tiene a Haruka en la tapa y a la objetividad me la llevé a marzo yo, pero odié este tomo. Lisa y llanamente un embole, me llevó casi dos meses leerlo y lo hice a la fuerza 💔
Brujas literarias, amé fuerte las ilustraciones de este libro y el hecho de que me permitió conocer varias autoras nuevas que me interesa leer, pero a los textos que acompañan los odié. Quisieron homenajear a las autoras poniéndose en sus zapatos e imitando sus estilos para contar su historia y, en lo personal, no lo disfruté. Me pareció pretencioso y me dio un poco de vergüenza ajena a veces. 

Me averguenzo por las dos. 
Terror de varios autores, me encantó esta antología argentina que me recomendaron ustedes 💓. No me explayo ya que les publico la reseña prontito. 




Next of Kin de Dan Wells, es una historia corta de la saga John Cleaver y me gustó mucho, me llegó al cora. 
Ñeri de Juan Solá, hablando de llegar al cora. Adoré este libro, como todo lo de Juan no te deja insensible y tiene un mensaje muy claro y desgarrador. Me encanta. 
Grim Lovelies de Megan Shepherd, este es el único de la lista que leí por trabajo. No me gusta mucho el urban fantasy, pero me sorprendió. Es muy juvenil, tiene un universo que promete y personajes muy queribles. Con esto último no puedo ser muy objetiva, porque yo al toque formo vínculos con los libros que edito y termino queriendo a todo el mundo, pero lo disfruté todas las veces que lo leí y me destrozó todas las veces que lo leí. Me recordó a otro fantasy que amo mucho, aunque ese no es urbano, que es Rebelión de rosas y sangre. Aunque no sé bien por qué. 
Este es el mar de Mariana Enriquez, amo a Mariana y este libro es raro pero disfrutable. ¿Vieron Hide de Doctor Who? Bueno, al final me sentía exactamente igual que con ese epi, fue una historia de amor contada de la manera más extraña posible. Adoré.



💛💜💛


Y estas fueron mis lecturas de los últimos seis meses. Estoy bastante conforme, leo variadito, todo lo que me indica el corazón (?) y qué sé yo, después de años y años y años leyendo mucho pero mayormente por obligación, conseguir leer menos pero en general lo que me sale de las tripas se siente muy, muy bien. Siento que me estoy desoxidando. Y me encanta :)

Actualmente estoy leyendo uno de mis libros favoritos porque la serie me hypeó y lo estoy amando tanto o más que antes. OBVEO, hablo de Good Omens


Y eso no más.

¿Ustedes qué andan leyendo? ¿Me recomiendan alguno? 

¡Nos leemos! :D

viernes, 5 de julio de 2019

Viernes de series y pelis: Good Omens




En el principio, Arizafel custodiaba la puerta del Edén y Crowley tentaba a Adán y Eva con la manzana que daría inicio a la perdición. 

Casi seis mil años después, cuando el Anticristo llegó a la Tierra como bebé, ambos se encontraban bastaaaaaaaante cómodos y acostumbrados a vivir entre los humanos, y más allá del plan inefable de Dios, ninguno tenía ganas de que el mundo se terminara y tener que regresar respectivamente al Cielo y al Infierno. Así que llegaron al acuerdo más coherente posible: convertirse en los padrinos del Anticristo para influirlo uno hacia el bien y el otro hacia el mal, cancelándose mutuamente y así obtener un resultado brillante: un niño común y corriente, con niveles regulares de bondad y maldad. E idealmente, sin intenciones de comenzar el Armagedón. 

Un plan impecable. Brillante. Imbatible.

Si no fuera porque uno de ellos *coffCrowleycoff* metió la pata y mientras estos dos seres celestiales e infernales se concentran en criar al niño equivocado, el Anticristo crece sano, fuerte y lleno de amigos en un pequeño pueblito inglés, sin tener noción de que, en cuanto cumpla once años, va a iniciar el fin del mundo. 


Good Omens o Buenos presagios es desde hace unos cuantos años uno de mis libros preferidos. Les dejo mi reseña, pero no me juzguen que fue una de las primeras del blog y puede ser un poco tan caótica como esta hermosísisisisisisima y loca historia.

Cuando me enteré de que iban a hacer una mini serie, no presté demasiada atención. Muchas veces ya había corrido el runrún, era algo que muchas veces se había hablado y nunca se concretaba. Y si bien me alegré cuando se confirmó la noticia y me dio mucha curiosidad cómo podían llegar adaptar un libro tan loco, estaba en manos de Neil, así que estaba tranquila y le tenía más o menos fe. Imaginé que iba a estar buena, pues Gaiman, pero que quizás no despegara demasiado porque la considero un poco de nicho, más allá de los millones de fans que tiene el libro. Algo similar a lo que ocurrió con American Gods. Con eso me equivoqué, se volvió un fenómeno muy popular en cuanto salió. Y no me sorprende, porque es GENIAL.

El proyecto me terminó de comprar cuando me enteré que a los roles protagónicos se los llevaban nada más ni nada menos que las opciones más perfectas del universo: David Tennant y Michael Sheen.

Amo a David con la fuerza de mil soles, como todo el mundo. Especialmente como todo el mundo whovian. Y sabía que nació para ser Crowley.

Cuando me enteré fue como "ufff, bitch. Obvio que lo va a interpretar David".

Teneme esta perfección.

Y amo a Michael Sheen. De hecho tengo este crush súper extraño por Michael desde Luna nueva (perdonen lo básica, pero lo conocí como Aro. Y sí, ahí nació el crush. LO SIENTO) y sabía que iba a hacer bárbaro del estirado e ingenuo Arizafel. Pero superó ampliamente mis expectativas. 


Nunca voy a poder con su carita.

Vi dos veces la mini serie.
Primero en dos días, con la voracidad del fan que necesita verla YAYAYAYAYAYAYAYA. Después con más tranquilidad, en una semana (aunque inmediatamente después de culminarla). La primera vez me gustó mucho, pero no me terminaba de cerrar del todo. Todo era perfecto, excepto la resolución final. Lo sentí muy abrupto, sentí que le faltaba mejor desarrollo, y sí, no me importa lo que piensen, le faltaba más Arizafel y Crowley en la pantalla. Sí, más.

La segunda vez aprecié mejor los detalles (arte puro) y también algunas cosas que en la primera se me pasaron por alto (por ejemplo, creí que no se explicaba el tema de los pezones de las brujas, solo porque no había prestado atención a un cartel). Esta vez la disfruté mucho más y si bien nunca voy a tener suficiente de Arizafel y Crowley, la sentí mucho mejor planteada y completa. La primera vez me traicionó la voracidad del fan y me alegra haberla visto de vuelta.

La serie es un flash, entretenidísima, la cosa más pura y británica del universo. Se va a robar el corazón de quien la mire.

Las actuaciones son brillantes de la primera a la última. Es como si cada una de esas personas hubiera nacido para interpretar a los personajes que interpreta. Los amo a todos.

Pero más a Michael y David. Se pasan. Reemplazaron por completo, POR COMPLETO al Azirafel y al Crowley que llevaban más de una década en mi cabeza. Ahora son ellos, y eso me encanta.




Tengo que destacar dos cosas, lo que más me gustó:

La miniserie es extremadamente fiel al libro. Hasta lo absurdo. De hecho, los invito a ver el inicio de la serie, cuando Azirafel y Crawly contemplan la primera tormenta y leer el prefacio del libro, "En el principio". Es una locura, prácticamente respetan cada punto y cada coma del texto original, y lo hacen con semejante naturalidad y fluidez, que es increíble. Queda perfecto. Son unos genios.

Todo, todo el tiempo encuentran la forma de ser lo más pegados al libro posible y si no, de poner miles de guiños y referencias para los fans, que no acartonan ni hacen poco natural la trama, sino que son un agregado que también puede disfrutar quien no haya leído el libro.

Lo que quedó afuera es poco, es entendible, o -Y ME ENCANTA- es arcaico. Un gran trabajo de adaptación. Good Omens tiene treinta años, el mundo ha cambiado mucho desde entonces. Ya no nos hacen gracia las mismas cosas, hay cosas con las que en los ochenta y noventa era normal bromear que hoy por hoy no, porque no son un chiste. Y aprovecharon esta nueva versión para corregir esos detalles, a pesar de que Good Omens es un libro muy avanzado para su época, y toca un montón de temas que hoy por hoy se cuestionan todos los días, pero Neil y Terry cuestionaron hace tres décadas. Siempre amé eso.

La segunda cosa, persona (bueno pónganle que persona), que adoré fue Azirafel.

Para mi Michael se roba absolutamente la serie. Sabía que iba a hacerlo genial, pero superó todas mis expectativas y se superó a sí mismo. Es el Azirafel perfecto. Demasiado puro, demasiado genuino. Es un deleite absoluto cada una de sus escenas, cada una de sus expresiones y la forma en la que encaró en general al personaje.

La primera vez que la vi, Michael opacó a David. Fue en el rewatch que aprecié más a su Crowley. Que también es absolutamente perfecto, lo hizo muy, muy, muy bien. Te roba el corazón. Y te lo estruja fuerte. Te desgarra el alma. Amo a Crowley, es muy rico y su trasfondo:



Para mí él es más... ¿frágil? Al menos más vulnerable, tiene una carga importante. Y David hizo magia para plasmar su desfachatez y despreocupación, mechada con momentos de debilidad y, pardon my sci-fi, humanidad. 

Qué duo tan grandioso nos han regalado. No tengo palabras.

Arizafel y Crowley tienen una de las relaciones más puras, emocionantes y hermosas que la industria cultural entera nos ha regalado en siglos, y supieron trasladarla de manera impecable a la pantalla chica. Son unos genios. Los amo con todo el corazón.

Good Omens despertó no solo una lluvia de buenas criticas, sino también un montón de polémicas:




No voy a explayarme sobre ninguna, pero voy a comentarles un poco por arriba de qué se trata.

Por un lado, hubo críticas de queerbaiting por la pareja principal. No voy a entrar ahí, pero necesito recordarles que no todas las personas que se aman tienen una relación romántica, y que no todo romance es físico. El mundo siempre se olvida de eso. Siempre.

(Y los autores se tomaron la molestia de explicar el asunto hace treinta años en el mismísimo libro, pero quién lleva la cuenta o se molesta en informarse antes de criticar. ¿NO?).

Otro conflicto muy gracioso que despertó la serie fue que, obviamente, la iglesia quiere cancelarla y le hicieron una petición a Netflix para que la retire. La serie no es de Netflix, es de Amazon Prime. Y bueno, el chiste se cuenta solo. Hablando de no informarnos.

Tampoco voy a entrar ahí, pero comprendo completamente a qué se debe la incomodidad generalizada -aunque no comparto ni ahí ese extremismo-, ya que esta historia reversiona (de una manera brillante y, honestamente, respetuosa) muchos hechos bíblicos. Y también tiene muchas cosas que son un ABSOLUTAMENTE NO para muchas religiones muy ortodoxas.

Good Omens es un canto a la diversidad. Todo hace bien. TODO.

La voz de Dios es femenina. Tenemos todo un abanico de géneros y sexualidades. (Incluso tenemos al menos un personaje no binario y estoy contenta porque es la segunda vez que veo personajes no binarios en un show, y honestamente el primero no me gustó nada, porque lo sentí una parodia). Tenemos mucho feminismo. Y se lleva completamente por delante mil roles de género. Ni los roles, los géneros en sí.

Y lo más importante, tenemos ese mensaje súper poderoso que deja el libro también. El concepto al rededor del que gira Good Omens es una verdad universal indiscutible: nadie es intrínsecamente bueno o malo. Las personas solo son y punto. 

Juega mucho, mucho con este concepto. Muchísimo. Crowley es un ángel caído, un demonio y demuestra bajo mil circunstancias su bondad (sin ir más lejos, quiere salvar el mundo). Azirafel es un ángel pero a veces puede ser flojo, a veces puede ser perversito y a veces puede ser completamente manipulador con su cara de cachorro apaleado.


Sin caer tan específicamente en los personajes, esto mismo se refleja en la visión del Cielo y el Infierno que nos dan. Tenemos demonios gritando por injusticias y realizando juicios, y a ángeles formando ejércitos o condenando a alguien sin juzgarlo previamente.

Ni siquiera hay que escarbar tanto, en esta historia tanto los buenos como los malos están ansiosos de que se termine el mundo porque es el momento en el que va a definirse la guerra eterna entre los dos bandos y absolutamente a ninguno de los dos le interesa la humanidad (porque, en este universo, la Tierra fue creada para terminar con esta disputa).

Básicamente el conflicto principal de Good Omens es el Cielo y el Infierno compitiendo por ver quién la tiene más larga 🤷‍♀️

Dije que no iba a decir eso. Y súper dije eso porque es la mejor definición que le queda.

En fin, hay muchas ironías, muchas verdades universales. Más allá de la comedia y el humor, esta historia te deja pensando e increpa muchísimo. Tremendas charlas y debates existenciales se han desprendido de Buenos presagios. Es una belleza.

A nivel técnico y actoral todo está muy bien y disfruté mucho de todo. Los efectos son un poco pedorrines, ¿pero qué sería de una buena serie de la BBC sin efectos un poquito pedorros que nos mantengan con los pies en la tierra? POR FAVOR. Eso solo la hace mejor.

Fue genial volver a ver algunas caras familiares, como a doña Miranda Richarsond, nuestra querida odiada Rita Skeeter que está rockeando los sesenta igual de diosa, talentosa y graciosa que siempre. Ella... dígamos que interpreta dos papeles y la rompe. Amé.

También me gustó el trabajo de algunas caras nuevas para mí, como Adria Arjona y casi todo el reparto infantil, empezando por nuestro Anticristo, Sam Taylor Buck, y sus amigos (Pepper SÚPER es Rose Weasley, no tengo pruebas pero tampoco dudas, jajaja).

Y odié justamente a quien había que odiar, a Gabriel, interpretado por John Hamm. Y aún así él también me hizo reír más de una vez.



Adoré cómo adaptaron muchas cosas, pero mi favorito indiscutible fue el episodio tres que nos lleva por un recorrido a través de los siglos mediante distintos encuentros entre nuestros ángeles -caídos y no- protagonistas. AMÉ ESO. Podría ver esa intro mil años sin cansarme. Es una belleza.

También amé a Perro. Es tan adorable y genial. Extrañé su pov, pero está tan bien hecho que ESE ANIMAL TE TRANSMITE EXACTAMENTE LO QUE TIENE QUE TRANSMITIRTE, AAAAAAAAAAAAAAAAAAH. Ojalá le haya salido bien su táctica imbatible para vencer al gato del vecino saltándole al rededor a los ladridos. Eso no puede salir mal.

Sobre lo que se quedó a afuera, me hubiera gustado ver dos cosas: que explicaran del todo bien el tema de Queen en el auto de Crowley (toda cinta que lleva en él determinada cantidad de días se vuelve un cassette *ok, en la serie no es cassette* de Queen, pues acción infernal). Y también me hubiera gustado que incluyeran a los motoqueros que se van sumando a los Jinetes del Apocalipsis, porque es una de mis cosas preferidas del libro. Pero comprendo su omisión.


Voy a dejarme de fangirlear y terminar esto acá.

Good Omens es una serie adorable y completamente recomendable. Muy divertida, muy entretenida. Muy pura. Y muy rica. Ideal para mirar muchas veces, ya que no hace más que dar, dar, dar y dar. 

A mis favoritas de una.


sábado, 29 de junio de 2019

Llámame por tu nombre de André Aciman


Título original: Call Me By Your Name
Autor: André Aciman Editorial: Alfaguara Género: Realismo, drama

🍑🍑🍑

Hace más o menos un año vi la peli basada en este bello libro de Andrá Aciman, Llámame por tu nombre, y además de darme una aún más bella obsesión totalmente sana con Timothée Chalamet y su carita, me gustó bastante. Aunque no tanto como para volverme loca y sentí que necesitaba leer el libro para llenar algunos huecos, ya que algunas cosas no las terminé de entender y también me pareció levemente pretenciosa. Pero le perdoné todo por EL ARTE. Nada en esa peli no es arte puro, PURO. 

Después tuve que ceder a esa necesidad imperiosa de leer el libro y también lo amé, casi sin peros, y se convirtió en uno de mis favoritos en el mundo entero, incluso cuando me jodió la vida por completo, le robó la luz a mis días, me tiró al piso, me remató a patadas y después fue y escupió sobre mis muertos, y...

Ok, ya entendieron.

Es un libro duro.

Nunca pude reseñarlo y creí que nunca iba a hacerlo. De hecho lo estoy reseñando y no puedo creer que lo estoy reseñando. Esta entrada comenzó como un "Cítame", no pretendía que fuera una reseña, pero hice una introducción larguísima y de repente me encontré escribiendo sin parar, vomitando todo lo que tenía adentro y contándoles un montón de cosas personales que este libro supo tocar en mí.

Amo tanto bloguear, es una locura.

Ahora que es oficialmente una reseña. ¿De qué va esto?

Cada verano, la familia de Elio aloja a un estudiante en su finca en la campiña italiana, para que ayude a su padre -una eminencia en Arqueología- en sus estudios. 

Un verano durante la década de los ochenta, es el turno de Oliver -un estadounidense colmado de actitud y confianza en sí mismo- de convertirse en el huésped de los Perlman. El mismo verano en el que Elio comienza a plantearse muchos interrogantes sobre la vida y su existencia, y empieza a dar sus primeros pasos hacia la adultez.

Si bien al principio la figura de Oliver le resulta un fastidio, muy pronto se convierte en el objeto de sus deseos más profundos y en un símbolo de su madurez emocional, sexual, intelectual y artística. 

Pero el verano es breve, los obstáculos muchos y su pasión corre el riesgo de ser pronto un recuerdo efímero. 


Probablemente lo que hayan escuchado sobre esta historia es que es triste.

Y sobre estupro.

Y con sexo gay explicito (?).

Y que es una versión gay de Lolita (???).

Y demás pavadas como esas. Sí, dije pavadas. Las típicas que toman una FLOR de historia, con un puñado de significado, una sobrecarga de verdades universales y toneladas de reflexión, e intentan minimizarla, reducirla a un par de enunciados escandalosos. 

Sí, esta es una historia CONDENADAMENTE TRISTE y no solo por el destino de Elio y Oliver, sino por todo lo que implica y los lleva a él. Y sí, tenemos algunas escenas escandalosas, cochinas, escatológicas, pero no necesariamente muy explicitas. Y sí, Oliver tiene veinti y pico (no logro recordar cuánto tiene en el libro, Don Google dice que en la peli tiene 24) y Elio 17. Y no son gays, aunque no se especifica y no vamos a andar asumiendo su sexualidad. Y definitivamente no es Lolita, qué les pasa, por qué tienen que salir con comparaciones así. Dios, qué odiosos son los odiosos.

Pero Llámame por tu nombre es MUCHO, MUCHO más que eso. Muchísimo.

Es una historia profunda, que toca un sinfín de temas que abarcan todo un abanico de emociones y exploran los miedos y pensamientos más profundos de las personas. Una historia sobre madurez, sobre dolor y pérdida. Una historia sobre aceptación y autodescubrimiento. Una historia que pone sobre la mesa varias situaciones que a muchos les condicionan su vida. Y sí, también es un romance tortuoso, que se desarrolla como vehículo para explorar todo lo demás. 

La trama es solida y desesperante. Elio y Oliver desde el comienzo tienen los días contados, lo saben, lo sabes, los lastima, te lastima. Y el romance se cocina muy despacio, con muchas escenas frustrantes e irritables en el medio (estos dos son los mayores trolles del universo, miren). Eso solo te desespera más, porque significa que tienen menos y menos y menos tiempo entre manos.

La narración es PRECIOSA, Aciman tiene un estilo que te arranca las lágrimas de simple belleza. Más allá del significado de lo que dice, lo dice de una forma que te roba el aliento. Pero no es liviana en absoluto. No siempre es una lectura amena.

Está escrito desde el punto de vista de Elio, lo que es excelente ya que entrar en su mente es un privilegio: es muy bello, es muy sabio, muy poético y reflexivo. Elio es arte. Pero también muy inexperto, muy lleno de incertidumbres y miedo, muy joven, muy inocente/ingenuo. Una combinación muy pura y disfrutable. Sin embargo, la narración a veces decae porque Elio, Elio, Elio sobrepiensa todo tanto, tanto, tanto que por momentos te quedas como "ay, criaturita, ¿no querés un tecito?", y en lo personal sentí que le restaba impacto a algunas escenas siendo tan intenso.

Y a la vez, su voz le quita, por ejemplo, erotismo a la trama. Estaba tan concentrada enredada en sus pensamientos y sus miedos que las situaciones a veces se desdibujaban ante mis ojos. Por suerte. Hay escenas que quiero olvidar, qué les pasa a estos chicos, lym, jajaja.

Antes de cambiar de tema, no quiero alejarme de la narración sin sacarme el sombrero por la atmósfera y la ambientación. Señor Aciman, le perdono todo en la vida. TODO. Este tipo es un rey, logra capturar la esencia misma del verano, de los ochenta, de la adolescencia. Las tres cosas combinadas de forma natural y perfecta. Es increíble. Yo ni siquiera había nacido en los ochenta, pero este tipo me llevó de la nariz a la campiña italiana durante un verano en la adolescencia de alguien más durante esa década. INCREÍBLE.

Pasemos a los personajes, amo a Elio. MUCHO, muchísimo. No (solo) por quién lo interpreta en la película, sino porque es un personaje hermoso y le tengo mucho cariño, a pesar de que es un plomaso y a veces te dan ganas de sacudirlo. No importa que tan maduro intente ser, no importa lo artístico de su forma de pensar y ver el mundo, es una persona muy joven, con incertidumbres por las que pasamos todos, y de una forma u otra te sentís identificado con él o te llega.

Sobre Oliver... Oliver es un tonto. Total. Total. Dios, qué estrés este tipo. Lo quiero, todos lo queremos, pero lo vemos a través de la mirada idealizada de Elio y aún así, muchas de las actitudes que llegan a nosotros bajo un velo de romanticismo y amor adolescente están... mal. Te hacen ruido. Te irritan, te interpelan. PERO yo creo que mucho de esto también está teñido por la mirada de Elio, que lo ve como alguien perfecto, adulto y maduro cuando en realidad Oliver también es muy joven, una victima de sí mismo, de sus miedos, de sus incertidumbres, de su entorno. Solo que no logramos conectar con él de la misma forma íntima en que la primera persona nos permite conectar con Elio. Sin embargo, Oliver no te duele menos y es muy sencillo ponerte en sus zapatos y comprender cuáles son los hilos que lo mueven.

Son dos personajes trágicos por excelencia, y dos espinas en mi corazón. Los amo.

Finalmente, creo que esta historia es muy importante por varios motivos, pero en lo personal me impacta desde la represión. 

Esta es una historia de amor prohibido, solo porque lo prohibido lo imponen los límites mentales y emocionales de los protagonistas, ellos mismos alzan más barreras que la sociedad, ellos mismos se imponen el "no" todo el tiempo, ellos mismos prefieren herirse y vivir infelices a imponerse, imponerse a sí mismos. Prefieren llevar una vida infeliz a animarse. Se matan a sí mismos por dentro.

Me desarma, especialmente por dos causas:

Por un lado, creo que ejemplifica de forma devastadora uno de los monstruos contra los que pelea la comunidad LGBTQ+ cada día de su vida, que es el prejuicio y la aceptación, pero no solo el social, sino también el autoimpuesto. Ese que, disculpen el cliché, mantiene a tanta gente durante años en el clóset.

La simple idea me asfixia y me pone tan mal que quisiera abrazarlos a todos. Pero siento que no me corresponde explayarme sobre este tema, por más empatía que sienta, por más aliada y amiga de la comunidad que sea, hay cosas que simplemente no vivo y no creo que esté bien que hable desde lo que pienso/creo/siento cuando hay personas que lo viven en carne propia y lo sufren todos los días.

Pero el libro hace gran énfasis en todo lo que dejamos de vivir por, parafraseando de forma poco elegante, miedo a sentir.

Y eso sí que supera las barreras de cualquier tipo de identidad. Ay, eso aplica a absolutamente todos los seres humanos que pueblan esta tierra (y probablemente, si existe la vida en otros planetas, a esas personas también).

Esa es la segunda causa que me desarma y por la que este libro me desespera y resulta un cachetazo. No solo conozco a montones de personas que por miedo a sentir se reprimen y viven infelizmente aferrados a una zona de confort horrenda que solo les hace mal, pero es más sencillo. Sino que yo misma soy la puta ama de la represión, es mi modo de vida estándar no dejarme hacer/vivir/sentir cosas por miedo a las consecuencias. Desde muy, muy, muuuuuuy chiquita consideré a mis propios sentimientos una forma de herirme y desde ese entonces comencé a ser fría, a guardar distancia y a crear una coraza casi tan perfecta que muchas veces me he olvidado de que la verdadera yo está escondida atrás.

Ese es el monstruo con el que lucho yo cada día desde hace años y años, todo el tiempo tengo que recordarme que sentir cosas está bien, todo el tiempo tengo que pelear con mi zona de confort. Por suerte, en los últimos años he avanzado TANTO en esta batalla que estoy orgullosa de mí misma, pero aún así a veces me cuesta. Especialmente cuando termino arrepintiéndome de haber bajado la guardia.

Sin embargo, es grandioso tener libros como este, que te muestren las consecuencias, que te abran las perspectivas. Que te digan que no vivir por miedo a sentir es la peor de las condenas.

Lo amo por eso, es tan hermoso que voy a hacer una pausa para releer esa escena y llorar. Gracias.

Ese es el mensaje que me llevo yo del libro, y el que me hace bolsa, sí, pero también me inspira y reconforta.

A pesar de sus puntos flacos, es un libro muy, muy hermoso. Y ojalá todos lo lean.

No puedo creer que me salió esta reseña. No lo puedo creer. Me da mucha alegría. Porque amo a esta historia, amo lo que me provoca y amo a Elio y Oliver (un poquito más a Elio, lo siento).

Un bello libro. Una bella historia.

Va a arruinarles la vida. No dejen de leerlo.  


"En cuanto pronuncié mi propio nombre como si fuese el suyo, me llevó a un lugar que no había compartido jamás con nadie antes, ni desde entonces he vuelto a hacerlo".

sábado, 22 de junio de 2019

Cinco series para salvarte este finde

¡Hola, hola!

¿Cómo andan, pequeñines?

Yo los pongo en situación: son las tres menos diez de la madrugada del día de la bandera y estoy en mi cuarto muriendo de frío, y eso que tengo CINCO frazadas encima y solo hacen 6°, y estoy llorando como una loquita porque acabo de terminar el Cítame de Llámame por tu nombre, y es imposible hacer cualquier cosa sobre esa historia sin terminar hecho un puñado de mocos y lágrimas. Estúpido y sensual André Aciman.

Cuestión, que me puse a escribir esta entrada para consolarme un poco, jajaja, o no voy a dormir. Siempre triunfando, nunca intriunfando.

Bien, el tema de las series es casi absurdo, es una vorágine imparable, imposible de seguirle el ritmo. Todas las semanas hay una nueva de la que habla todo el mundo y si no la estás mirando estás re out de la sociedad, pero solo por siete días, y si querés verla te la spoileas toda en las redes si no la mirás durante sus treinta segundos de auge  y y y y y y y y.

Es imposible, imposible.

Menos si pretendés mirar y reseñar. Onda, la reseña siempre llega tarde, cuando ya fue. A menos que te la devores de una sentada y la reseñes el mismo día del estreno en tiempo récord, si no, ni sentido casi, porque las series van y vienen en solo unos días. ¿No les parece LOQUÍSIMO?

Yo no tengo mucho tiempo de ver series, entonces para cuando quiero opinar sobre la serie de moda, ya hay otra de moda. Por lo general eso no me detiene de reseñar, pero son prácticamente descartables. Sale, hype, muerte.

Sin embargo, no podemos vivir sin estas desgraciadas y auguran otro finde horrendo de lluvia, frío y humedad. Así que dije: "Mel, ¿y si para dejar de pensar en la carita de Timothée Chalamet LLORANDO y llorar vos también, recolectas en una entrada varias series copadísimas para que la muchachada pueda maratonear este finde?". Y la verdad que me pareció una re buena idea. Y aunque, honestamente, Timothée Chalamet llorando está en mi top ten de cosas estéticas favoritas en la life, como que basta de llanto.

Así que queridos míos, mis estimados, les presento cinco series GENIALES de las que ya todo el  mundo habló, pero quiero recomendarles yo también :3



Cinco series para salvarte este finde



Desencanto

Esta es la nueva apuesta del creador de Los Simpsons y como todo lo vinculado (?) es buenísima, pero muy subestimada y ninguneada. Tiene su sello característico: humor ácido y crítico + chistes inteligentes y actuales +  la buena dosis de humor pavote que todos esperamos.
El inicio es lentón, pero una vez que le agarras la mano es un vicio maratoneable que te hace escupir todo con su humor y su ingenio.
Tenemos una princesa rebelde, que más que rebelde es como si Bart, Homero y Bender tuvieran un bebé. Tan raro e irreverente como suena. Esta damisela en apuros *no* no quiere ser reina y de princesa no tiene nada. Es más bien una ebria que va de bardo en bardo. La acompañan un elfo y un demonio, que se roban la serie por completo, te hacen mear de la risa y llorar un poco también. Yo les avisé.
No sé si le deparo mucho futuro, más que nada por el estigma que tiene Groening encima, pero sí está buena, es solida y necesito con desesperación la segunda *y confirmada* temporada.



Love, Death & Robots 

Esta absoluta genialidad está compuesta de una serie de cortos animados que te vuelan la cabeza y te destrozan la vida.

No sabía que esperar cuando salió, pero es un vicio. UN VICIO. Y dado que la temporada entera durará unas ¿tres horas? no podés parar. Ves un epi de quince minutitos, y decís "bueno uno más", entonces ves que el próximo dura siete, y uno más, y el próximo es de doce, y... así la terminas en un abrir y cerrar de ojos. AAAAAAAAAAAAAAH, la terminas, pero no te suelta.

La mayoría de los cortos son excelentes no solo a nivel argumental (realmente uno o dos no me gustaron), sino también a nivel animación. POR FAVOR. Es increíble, cuanta gente talentosa, Dios mío. Por momentos no sabía si lo que veía era animación o personas reales. De ese nivel de asombroso hablamos. Excelente.

Las historias que presentan se situan todas en el futuro, en futuros mayormente distopicos y ultratecnológicos, algunos en nuestro mundo, otros en mundos lejanos. Y exploran una variedad inmensa de subgéneros: del terror al humor, todos. Todos te generan un impacto monstruoso. El concepto me recordó mucho a Black Mirror. Y la mayoría es ultraviolento. Al principio creí que eso no iba a gustarme, pero más allá de la crueldad y la violencia, realmente la historias valen la pena y te dejan todas con una sensación de angustia e inevitabilidad inmensa en el pecho. AMO eso.

Mi favorito fue, y no me importa más nada, el episodio número dos: Los tres robots. Una genialidad.
Aunque también quiero destacar "El vertedero" (epi 9) y "Trajes" (epi 4).

Quitando esos tres que amé más, y el último que me aburrió, todos los demás son un diez absoluto también.



Sex Education

¿Quién no vio esta serie este año durante una semana como en marzo o por ahí? Todo el mundo. Pase de no tener casi idea de quién corno era Asa Butterfield a verlo hasta en la sopa. Y acabando. Gracias.

Cuestión que se habló un montón de esta serie porque pleno siglo XXI y la educación sexual todavía es un tema que da que hablar. Pero la serie en sí... no es muy educativa que digamos. Más allá de lo que dicta el título y los fanáticos en internet (amo que decían que servía para sacar dudas y no sé, de reemplazo de la ESI más o menos, mmm, ¿vos decís?), toca algunos temas básicos, de manera correcta pero no muy profunda, ya que en realidad es una comedia liviana. Pero está buenísimo que saque el tema, que lo ponga sobre la mesa y plantee quizás interrogantes, o dudas que vas a tener que resolver en otro lugar porque la serie no, no va a darte una lección de educación sexual básica.

Por más que a Twitter se le haya cantado declararla la serie que llegó para darnos cátedra, en realidad esta es la historia de un adolescente cuyo karma es ser hijo de una sexóloga que tiene una relación un poco invasiva e incomoda con él. Lo que lo reprime bastante al pobre. Por x o por y, termina aliándose con la chica rebelde del colegio y, aunque él mucho no entiende del tema, dan consejos sexuales y sentimentales a sus compañeros a cambio de dinero. Lo que crea un montón de situaciones geniales, especialmente cuando el vinculo entre ellos se va afianzando.

Es una comedia genial, muy bien pensada y original. Con sus partes emotivas y que te llegan también, ya que toca muchos temas sensibles y me gustaría reiterar lo bien tocados que están, con mucho tacto, de forma muy sana.

Vale muchísimo la pena y te hace fangirlear un montón.



One Day at the Time

Esta es la típica serie que ves y decís "nah, no es lo mío. Gracias". Entonces decidís darle una oportunidad, y por un par de episodios te sigue pareciendo que no es tu onda y no vas a verla toda, entonces ¡boom! Te viste las tres temporadas y esta familia es tu familia, y los amas con tu vida. Y los vas a extrañar mucho.

Se trata de una comedia familiar, sobre una mamá divorciada, hija de inmigrantes cubanos, que vive en Estados Unidos con sus dos hijos y su mamá, una cubana que llora por su tierra cada día de su vida pero nunca nadie la va a ver llorrarrrrrrrr jamás. Porque es una leona con toda la actitud.

Es una serie muy linda, llena de diversidad y mensajes hermosos. De esas que te hacen reír como loco y llorar mucho también. Amé eso. Pocas cosas me hacen reír de forma tan genuina como lo hizo esta serie, no podía contenerme.

Y la amé especialmente porque creo que como latinos sí o sí nos vemos identificados, incluso sin ser inmigrantes. Ves pedacitos de tu historia en cada rincón. Yo la amé por eso. La amé porque realmente me recordaba a mi familia. La amé porque vi a mi mamá, a mi abuela y a mis tías en Lydia y Penélope (la abuela y la hija de la serie). LES JURO QUE SON ELLAS. Me encantó eso.

La serie tiene tres temporadas, y probablemente si escuchaste de ella fue porque la cancelaron este año. Pero que eso no te confunda, tiene un buen cierre, los cabos quedan atados y el final es muy emotivo y bonito. Casi perfecto, algo apresurado quizás, pero adecuado y para llorarte todo de emoción y orgullo. La primera temporada es la mejor, para mí, después decae un poco. Al menos sufre altibajos y aunque la vi cuando ya la habían cancelado, no me sorprendió la cancelada. Sin embargo, no deja de valer la pena. Mírenla confiados porque es de lo mejor y no va a dejarlos colgando en el aire, tiene un muy lindo final.



Muñeca Rusa

Esta es la típica serie que no entendés qué carajos acabas de ver pero querés seguir viendo. Y te vuela la cabeza

No hay mucho para decir, así que seré breve. El concepto ya re explotado de El día de la marmota, ¿lo tienen? Bueno, súmenle muchas drogas y una protagonista con toda la actitud del mundo que muere una y otra y otra y otra vez. Y necesita saber por qué no deja de morir y revivir la noche de su cumpleaños. Hasta que encuentra a alguien en la misma... situación y deciden trabajar juntos.

Esta serie fue muy divertida, me dio un poquito de ansiedad y pensé en abandonarla un par de veces aunque ya no recuerdo por qué, especialmente considerando que la vi en dos noches. Es un chiquitín reiterativa y muy fumada, pero vale la pena, especialmente porque las actuaciones son un diez.

Es absolutamente delirante e irreverente, muy bizarra. Está buena.

Juega con tu cabeza, no te da tantas respuestas como esperabas. Pero realmente está buena. El final me pareció grandioso.

Anunciaron segunda temporada, eso me genera dudas por varios motivos:

1) La primera temporada termina de diez. Te jode la mente, pero de diez.
2) Si le dan más respuestas, la cagan.
3) Si siguen con el mismo argumento reiterativo, la cagan.

Pero bueno, quizás le de el beneficio de la duda. Quizás no. Conmigo nunca se sabe.

A la primera temporada se las recomiendo mucho. Es breve y un flash.

❤❤❤


Y estas son cinco recomendaciones para todos los gustos que te sirven para maratonear este finde y ser feliz. O no, porque algunas de las series son bien tétricas. Pero en general, felicidad. Sí.

¿Vieron alguna? ¿Qué serie hiper hypeada de esta temporada me recomiendan? 
¡Nos leemos!